Para descubrir mucho de ti y de lo femenino en el mundo, te envío cartas desde la luna.

Para que te descubras en todo lo que eres, te envío cartas desde la luna.

Esto dicen las lectoras

Las Moonletters vienen de la luna, como es bien sabido, para dibujarme una sonrisa en la cara, porque a mí, cuando leo “Nesa Vira” en el remitente, la risa me sale sola.

Inés González Varo

La cartas de Vanessa siempre tienen en mí un efecto expansivo en todas las direcciones. En su escritura siento una progresividad suave, firme y clara como si me llevara de la mano a adentrarme en lo más íntimo.

Sofía T. Lobo

Las cartas de Vanessa han sido y siguen siendo puentes que me abren a otros lugares. Es una escritura de excelencia y belleza que atraviesa la experiencia del cuerpo tocando el cuerpo de quien la lee.

Isabel López

Me siento agradecida de ser receptora de tan importantes mensajes y me siento parte de ellos. Con ellos voy directa a mi centro y desde ahí encuentro otras vías para extenderlo a los mundos por donde habito mi vida cotidiana y más allá.

Aline F. Reis

Cada vez que recibo una de las Moonletters, la leo y parece que estoy con Vanessa o muchas mujeres tomando café, en ese momento álgido de una reunión donde especialmente la energía del ambiente es puro AMOR individual y al mismo tiempo compartido!!!

Abrazo cada una de las cartas que he recibido porque me han llevado a esa hora que me colma de serenidad, de amor, de comprensión, de tolerancia… Entonces las leo y TODO encaja a la perfección. Apago la luz mental y entro en el sueño de mi ser.

Maite Vidal

Leer a Vanessa es leerse a sí misma. Es verse en esa cara de un espejo caleidoscópico que pasa desapercibida para ti pero que está llena de belleza. 

Sus cartas convierten las palabras en pasadizos que me gusta leer con calma en los ratos de autocuidado que me dedico. Ella es mujer medicina y sus cartas la dosis más adictiva.

Sandra Cámara

Vanessa, eres una Reina maga cada día, con cada carta, o por lo menos yo te leo con la misma ilusión con la que  abro el regalo de Reyes. Cada vez que voy al correo y veo un mensaje tuyo, mi cuerpo se alegra y hace palmas por dentro, porque siempre me traes algo nuevo, interesante, y que no lo puedo encontrar en ninguna tienda.
Gracias de nuevo, Vanessa 
 

María Luisa Reyes

Hay cosas que solo las cuento en intimidad, pues hay cosas que requieren, para poder decirlas, una cierta escucha. De ahí nace la “Moonletter”.

No es una newsletter al uso porque poco de lo que encontrarás en ellas son “noticias” externas. Las noticias que contienen son, sobre todo, de ti misma. Es información que, cual rayo de luna, ilumina esas partes de ti misma que no estabas viendo.

En las cartas recibirás también, cual estrellas resplandecientes que marcan el camino, enlaces a las nuevas publicaciones del cuaderno y la información de las actividades y programas que realizo. Serás siempre la primera en enterarte de todo

No te contaré mi vida y milagros. Sí te contaré toda la magia que consigo descubrir de la vida

De todo lo que escribo, la Moonletter es para mí “la perla”.

Me tomo estas cartas como mi práctica personal de actualizarme semana a semana, de rescatar la verdad de otras para llegar a la mía propia. 

Por la intimidad que me requieren, la mayor parte de su contenido no lo publico en otros lugares. Lo que en ellas envío es distinto de lo que publico en el cuaderno o en las redes sociales, lugares donde no soy tan constante. Son todas, a su vez, distintas piezas del mismo puzzle. 

Muchas mujeres se dejan un hueco en su día para leerlas con tranquilidad junto a un té, preparadas para lo que las palabras de la carta puedan despertarles.

Otras las imprimen y van escribiendo en su diario anotaciones que surgen de su lectura.

Otras dejan que algunas de las palabras, las que más les hayan resonado, regresen días después y vayan haciendo su trabajo por dentro.

Son estas distintas formas de, lunes a lunes, luna a luna, aprender a mirarte, a escucharte y a sentirte internamente.

Tengo la esperanza de que así sea para ti también y que te unas a nosotras en este camino hacia tu grandeza. 

Hay cosas que solo las cuento en intimidad, pues hay cosas que requieren, para poder decirlas, una cierta escucha. De ahí nace la “Moonletter”.

No es una newsletter al uso porque poco de lo que encontrarás en ellas son “noticias” externas. Las noticias que contienen son, sobre todo, de ti misma. Es información que, cual rayo de luna, ilumina esas partes de ti que no estabas viendo.

En las cartas recibirás también, cual estrellas resplandecientes que marcan el camino, enlaces a las nuevas publicaciones del cuaderno y la información de las actividades y programas que realizo. Serás siempre la primera en enterarte de todo

No te contaré mi vida y milagros. Sí te contaré toda la magia que consigo descubrir de la vida

La conexión con lo que sientes, con tu cuerpo y con tus entrañas: esto es lo que vamos a ir potenciando cada semana.

Lo haremos siguiendo el sentido de cada una de las lunas del año, sentidos que están unidos a la tierra y al ciclo de creación y recreación de la vida. 

La luna siempre ha sido considerada un símbolo del sentir profundo, del misterio de la vida y de su grandeza pues acoge dentro de sí todas las posibilidades. Por eso la tomamos como guía para ir recuperando los aspectos que la sociedad nos ha hecho dejar a un lado a las mujeres.  

Al unirte, recibirás como regalo de bienvenida “La Rueda lunar”, la guía que sigo para escribirte cada lunes y restablecer la conexión contigo misma. 

Una vez restablecida, hay que mantenerla viva. Por eso las cartas llegan todas las semanas, a modo de actualización, para que no vuelvas a perderte demasiado. 

De todo lo que escribo, la Moonletter es para mí “la perla”.

Me tomo estas cartas como mi práctica personal de actualizarme semana a semana, de rescatar la verdad de otras para llegar a la mía propia. 

Por la intimidad que me requieren, la mayor parte de su contenido no lo publico en otros lugares. Lo que en ellas envío es distinto de lo que publico en el cuaderno o en las redes sociales, lugares donde no soy tan constante. Son todas, a su vez, distintas piezas del mismo puzzle. 

Muchas mujeres se dejan un hueco en su día para leerlas con tranquilidad junto a un té, preparadas para lo que las palabras de la carta puedan despertarles.

Otras las imprimen y van escribiendo en su diario anotaciones que surgen de su lectura.

Otras dejan que algunas de las palabras, las que más les hayan resonado, regresen días después y vayan haciendo su trabajo por dentro.

Son estas distintas formas de, lunes a lunes, luna a luna, dejar que te crezcan raíces por dentro.

Tengo la esperanza de que así sea para ti también y que te unas a nosotras en este camino hacia tu grandeza. 

Si realmente quieres recibirla, atiende 1 minuto a esto.

  Al apuntarte, recibirás un e-mail de confirmación y de bienvenida.

•   A veces pasa que los e-mails de direcciones no guardadas en tu lista de contactos llegan a la carpeta de spam o de promociones. Tómate un tiempo para comprobar que recibes el e-mail (generalmente tarda menos de 1 min, aunque puede tardar más).

  Si lo has recibido en alguna de estas dos carpetas (spam o promociones), mueve el mensaje a la bandeja de entrada e introduce mi dirección en tu lista de contactos. De esta forma te aseguras que las próximas cartas lleguen directamente a tu bandeja de entrada.

  Si pasan los minutos y no lo recibes, escríbeme a hola@nesavira.com y veremos en qué planeta se ha quedado la carta.

Si realmente quieres recibirla, atiende 1 minuto a esto.

  Al apuntarte, recibirás un e-mail de confirmación y de bienvenida.

•   A veces pasa que los e-mails de direcciones no guardadas en tu lista de contactos llegan a la carpeta de spam o de promociones. Tómate un tiempo para comprobar que recibes el e-mail (generalmente tarda menos de 1 min, aunque puede tardar más).

  Si lo has recibido en alguna de estas dos carpetas (spam o promociones), mueve el mensaje a la bandeja de entrada e introduce mi dirección en tu lista de contactos. De esta forma te aseguras que las próximas cartas lleguen directamente a tu bandeja de entrada.

  Si pasan los minutos y no lo recibes, escríbeme a hola@nesavira.com y veremos en qué planeta se ha quedado la carta.

Si realmente quieres recibirla, atiende 1 minuto a esto.

  Al apuntarte, recibirás un e-mail de confirmación y de bienvenida.

•   A veces pasa que los e-mails de direcciones no guardadas en tu lista de contactos llegan a la carpeta de spam o de promociones. Tómate un tiempo para comprobar que recibes el e-mail (generalmente tarda menos de 1 min, aunque puede tardar más).

  Si lo has recibido en alguna de estas dos carpetas (spam o promociones), mueve el mensaje a la bandeja de entrada e introduce mi dirección en tu lista de contactos. De esta forma te aseguras que las próximas cartas lleguen directamente a tu bandeja de entrada.

  Si pasan los minutos y no lo recibes, escríbeme a hola@nesavira.com y veremos en qué planeta se ha quedado la carta.

Si realmente quieres recibirla, atiende 1 minuto a esto.

  Al apuntarte, recibirás un e-mail de confirmación y de bienvenida.

•   A veces pasa que los e-mails de direcciones no guardadas en tu lista de contactos llegan a la carpeta de spam o de promociones. Tómate un tiempo para comprobar que recibes el e-mail (generalmente tarda menos de 1 min, aunque puede tardar más).

  Si lo has recibido en alguna de estas dos carpetas (spam o promociones), mueve el mensaje a la bandeja de entrada e introduce mi dirección en tu lista de contactos. De esta forma te aseguras que las próximas cartas lleguen directamente a tu bandeja de entrada.

  Si pasan los minutos y no lo recibes, escríbeme a hola@nesavira.com y veremos en qué planeta se ha quedado la carta.

Si realmente quieres recibirla, atiende 1 minuto a esto.

  Al apuntarte, recibirás un e-mail de confirmación y de bienvenida.

•   A veces pasa que los e-mails de direcciones no guardadas en tu lista de contactos llegan a la carpeta de spam o de promociones. Tómate un tiempo para comprobar que recibes el e-mail (generalmente tarda menos de 1 min, aunque puede tardar más).

  Si lo has recibido en alguna de estas dos carpetas (spam o promociones), mueve el mensaje a la bandeja de entrada e introduce mi dirección en tu lista de contactos. De esta forma te aseguras que las próximas cartas lleguen directamente a tu bandeja de entrada.

  Si pasan los minutos y no lo recibes, escríbeme a hola@nesavira.com y veremos en qué planeta se ha quedado la carta.