¡Holaaaaaa!

Soy Vanessa Ravira. Una querida amiga un día empezó a llamarme Nesa. Es como Virginia Woolf llamaba a su hermana. De ahí salió este nombre.

No sé tú pero yo hace un tiempo que me cansé de vivir “a medias” tratando de encajar patrones sociales y sin atender  de verdad a lo que sentía por dentro.

De los pocos lugares en mi vida donde he podido sentirme “toda yo” y conectar conmigo ha sido entre mujeres. Quizás sea por eso que llevo toda mi vida buscando y creando espacios con otras donde poder ser yo misma. 

Sé por propia experiencia que SER lo que una es al completo es lo más reparador y sanador que hay. 

Justo en la época que se presupone que una llega a  “flor de la vida”, me sentía perdida y sin sentido. Sentía, literalmente, que un muro me separaba del mundo. 

Tomé conciencia de la situación cuando un día una querida amiga me dio un abrazo en la cocina de mi casa. Ese abrazo me dejó de piedra porque me di cuenta de que no estaba sintiendo nada. 

Llevaba años siendo independiente y llevando la vida que quería. Amigas, amigos, viajes, trabajos diversos, relaciones profundas y preciosas… aún así algo por dentro se me había ido cerrando. Tenía todo lo que quería y me sentía vacía por dentro.

Comencé a ir a terapia y allí supe que estaba al borde de una depresión. Al mismo tiempo empezaron a aparecer lecturas sobre la psique femenina. De la nada, surgían actividades y terapias que me iban acercando cada vez más a ese rico espacio interno del que me había ido separando en los años de mi juventud. 

Ese fue el inicio de un recorrido por el mundo del desarrollo personal y de reencuentro con “lo femenino” que dura más de 15 años. En este tiempo mi infinita curiosidad, ganas de aprender y de experimentar me han llevado a conocer y a formarme en terapias, corrientes y tradiciones de muchos tipos y de lugares muy diversos.

De todo, en mi vida y mi trabajo me quedo con lo que hemos hecho desde el principio de los tiempos para mantenernos en conexión con la vida y su grandeza: bailar y contar historias. Bailar para rescatar lo que siento y contar historias para transmitir la verdad encontrada durante la danza.

Con esto es con lo que me muevo en mi vida y lo que te ofrezco en mi trabajo. 

Ahora que me conoces un poco más, quiero contarte algo…

Hay algo que no entiendo y que he echado en falta en mi camino dentro del mundo del desarrollo personal enfocado a mujeres, llámese también de crecimiento personal, espiritualidad femenina o autoconocimiento.

A pesar de todo lo que ha creciendo en los últimos años, hay pocas opciones que se enfocan realmente en la diferencia femenina. Lo que quiero decir es que nos presentan los mismos contenidos para todos, los generales, sólo para mujeres. Es como si lo que sirviera a unos nos sirviera a otras. Si es así, ¿por qué hacer sólo grupos de mujeres?

Por otro lado, los que atienden a la diferencia femenina, ofrecen una versión limitada y encorsetada de lo que es ser mujer. 

Parten de un ideal, de un modelo al que hay que llegar que puede ir desde una mujer conectada con sus ciclos hasta la que considera su cuerpo un templo divino. Son todas metas y modelos a los que llegar.

Después de años siguiendo ambos caminos, he llegado a descubrir que ninguno me sirve realmente porque todos hablan de mí sin tenerme a mí en cuenta y sin dejarme espacio a que yo misma me descubra.

Por eso, lo te ofrezco en mi trabajo no es un camino donde te hablo de ti, sino uno en el que al hablarte de otras y de mí, puedas descubrirte a ti misma. Un espacio en el que reconocerte a ti misma a través de las otras. 

Esto es lo que me habría gustado encontrar hace más de 15 años. Si es lo que te resuena, será un gusto acompañarte.

Algunos aspectos más sobre mí que son fundamentales para haber llegado aquí…

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

Entre mujeres

Trabajar con mujeres es algo completamente natural para mí. No es algo que me propusiera en un momento de mi vida, sino que ocurrió. Crecí en estos espacios y de una forma u otra siempre han estado presente en mi vida. 

Los primeros de los que tengo memoria eran en la cocina de mi abuela Antonia. Allí se juntaban a la hora del café mi tía, mi madre y un montón de vecinas. Risas, alegría y jolgorío es lo que recuerdo de esos momentos en los que sentía que nada peligroso podía pasar.

Con el tiempo entendí que ese era un espacio de libertad femenina y que las mujeres que allí estaban se sentían felices por poder ser ellas mismas.

El baile

La danza y el baile siempre han sido para mí una vía de comunicación conmigo misma, una vía para tomar conciencia de mi sentir. Tanto sentía yo bailando, que hacía sentir a quien me miraba.

Cuando era pequeña, en las fiestas de cumpleaños familiares, mi madre, mi tía o mi abuela acababan subiéndome encima de la mesa para que bailara. No tenía técnica ninguna, pero sí mucha gracia y eso a la gente le hacía sentirse bien.

Con los años fui perdiendo gracia -eso dice mi madre- pero con la terapia, biodanza y el pensamiento femenino he vuelto a recuperar algo de ella. Esta misma gracia es la que pretendo que todas recuperemos. 

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

Las palabras

Más o menos cuando dejaron de subirme a las mesas de los cumpleaños, las mismas que lo hacían comenzaron a pedirme que explicara cosas a otras personas de la familia: a mi padre, a mi hermana, a mi tío, a mi hermano… y es que, decían, daba gusto oír a la niña explicarse.

Al parecer, cuando yo hablaba de algo que había entendido, ordenaba la información de tal forma que aclaraba dudas y la gente que me escuchaba se quedaba más tranquila.

La lectura y la escritura me han acompañado desde que era pequeña, siempre como vías a descubrir partes internas de mí misma. 

El estudio

Hoy en día he pasado por una carrera de Filología Hispánica, más de una década como profesora, la formación de 3 años de Biodanza SRT, otras formaciones de especializaciones de Biodanza así como la formación para ser profesora didacta, una formación en Terapia Transpersonal y otros tantos cursos relacionados con terapias, mujeres y cuerpo.

También por años de seguimiento y estudio del pensamiento femenino y por el Máster en estudios de la diferencia sexual de la Universidad de Barcelona. En este pensamiento por fin he encontrado lo que llevaba tanto tiempo buscando sin saberlo: la vía para poder ponerle palabras a mi sentir y nombrar la experiencia de ser mujer en este mundo.

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

¡Holaaaaaa!

Soy Vanessa Ravira. Una querida amiga un día empezó a llamarme Nesa. Es como Virginia Woolf llamaba a su hermana. De ahí salió este nombre.

No sé tú pero yo hace un tiempo que me cansé de vivir «a medias» tratando de encajar patrones sociales y sin atender  de verdad a lo que sentía por dentro.

De los pocos lugares en mi vida donde he podido sentirme «toda yo» y conectar conmigo ha sido entre mujeres. Quizás sea por eso que llevo toda mi vida buscando y creando espacios con otras donde poder ser yo misma

Sé por experiencia que poder SER lo que una es al completo es lo más reparador y sanador que hay. 

Justo en la época que se presupone que una llega a  «flor de la vida», me sentía perdida y sin sentido. Yo, que de pequeña y adolescente había destacado por acabar llorando de sensibilidad en las situaciones más inesperadas, sentía que un muro me separaba del mundo. 

Tomé conciencia de la gravedad de la situación cuando un día una querida amiga me dio un abrazo en la cocina de mi casa. Ese abrazo me dejó de piedra porque me di cuenta de que no estaba sintiendo nada. 

Llevaba años siendo independiente y viviendo la vida que quería. Amigas, amigos, viajes, trabajos diversos, relaciones profundas y preciosas… aún así algo por dentro se me había ido cerrando.Tenía todo lo que quería y me sentía vacía por dentro.

Comencé a ir a terapia y allí supe que estaba al borde de una depresión. A la vez fueron apareciendo lecturas sobre la psique femenina. De la nada, surgían actividades y terapias que me iban acercando cada vez más a ese rico espacio interno del que me había ido separando en los años de mi juventud. 

Ese fue el inicio de un recorrido por el mundo del desarrollo personal y de «lo femenino» que dura más de 15 años. En este tiempo mi infinita curiosidad, ganas de aprender y de experimentar me han llevado a conocer y a formarme en terapias, corrientes y tradiciones de muchos tipos y de lugares muy diversos.

De todo, en mi vida y mi trabajo me quedo con lo que hemos hecho desde el principio de los tiempos para mantenernos en conexión con la vida y su grandeza: bailar y contar historias. Bailar para rescatar lo que siento y contar historias para transmitir la verdad encontrada durante la danza.

Con esto es con lo que me muevo en mi vida y lo que te ofrezco en mi trabajo. 

Ahora que me conoces un poco más, quiero contarte algo…

Hay algo que no entiendo y que he echado en falta en mi camino dentro del mundo del desarrollo personal enfocado a mujeres, llámese también de crecimiento personal, espiritualidad femenina o autoconocimiento.

A pesar de todo lo que ha creciendo en los últimos años, hay pocas opciones que se enfocan realmente en la diferencia femenina. Lo que quiero decir es que nos presentan los mismos contenidos para todos, los generales, sólo para mujeres. Es como si lo que sirviera a unos nos sirviera a otras. Si es así, ¿por qué hacer sólo grupos de mujeres?

Por otro lado, los que atienden a la diferencia femenina, ofrecen una versión limitada y encorsetada de lo que es ser mujer. Parten de un ideal, de un modelo al que hay que llegar que puede ir desde una mujer conectada con sus ciclos hasta la que considera su cuerpo un templo divino. Son todas metas y modelos a los que llegar.

Después de años siguiendo ambos caminos, he llegado a descubrir que ninguno me sirve realmente porque todos hablan de mí sin tenerme a mí en cuenta y sin dejarme espacio a que yo misma me descubra.

Por eso, lo te ofrezco en mi trabajo no es un camino donde te hablo de ti, sino uno en el que al hablarte de otras y de mí, puedas descubrirte a ti misma. Un espacio en el que reconocerte a ti misma a través de las otras. 

Esto es lo que me habría gustado encontrar hace más de 15 años. Si es lo que te resuena, será un gusto acompañarte.

Algunos datos más sobre mí que te ayudarán a entender quién soy yo para hacer esto…

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

Entre mujeres

Trabajar con mujeres es algo completamente natural para mí. No es algo que me propusiera en un momento de mi vida, sino que ocurrió. Crecí en estos espacios y de una forma u otra siempre han estado presente en mi vida. 

Los primeros de los que tengo memoria eran en la cocina de mi abuela Antonia. Allí se juntaban a la hora del café mi tía, mi madre y un montón de vecinas. Risas, alegría y jolgorío es lo que recuerdo de esos momentos en los que sentía que nada peligroso podía pasar.

Con el tiempo entendí que ese era un espacio de libertad femenina y que las mujeres que allí estaban se sentían felices por poder ser ellas mismas.

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

El baile

La danza y el baile siempre han sido para mí una vía de comunicación conmigo misma, una vía para tomar conciencia de mi sentir. Tanto sentía yo bailando, que hacía sentir a quien me miraba.

Cuando era pequeña, en las fiestas de cumpleaños familiares, mi madre, mi tía o mi abuela acababan subiéndome encima de la mesa para que bailara. No tenía técnica ninguna, pero sí mucha gracia y eso a la gente le hacía sentirse bien.

Con los años fui perdiendo gracia -eso dice mi madre- pero con la terapia, biodanza y el pensamiento femenino he vuelto a recuperar algo de ella.

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

Las palabras

Más o menos cuando dejaron de subirme a las mesas de los cumpleaños, las mismas que lo hacían comenzaron a pedirme que explicara cosas a otras personas de la familia: a mi padre, a mi hermana, a mi tío, a mi hermano… y es que, decían, daba gusto oír a la niña explicarse.

Al parecer, cuando yo hablaba de algo que había entendido, ordenaba la información de tal forma que aclaraba dudas y la gente que me escuchaba se quedaba más tranquila.

La lectura y la escritura me han acompañado desde que era pequeña, siempre como vías a descubrir partes internas de mí misma. 

Ola Nordmann
Customer Support

Lorem ipsum..

El estudio

Hoy en día he pasado por una carrera de Filología Hispánica, más de una década como profesora, la formación de 3 años de Biodanza SRT, otras formaciones de especializaciones de Biodanza así como la formación para ser profesora didacta, una formación en Terapia Transpersonal y otros tantos cursos relacionados con terapias, mujeres y cuerpo.

También por años de seguimiento y estudio del pensamiento femenino y por el Máster en estudios de la diferencia sexual de la Universidad de Barcelona. En este pensamiento por fin he encontrado lo que llevaba tanto tiempo buscando sin saberlo: la vía para poder ponerle palabras a mi sentir y nombrar la experiencia de ser mujer en este mundo.

Esto es lo que dicen otras de mí…

Vanessa, ¡eres lo más! Conocemos todas las que hemos tenido el gusto de danzar de tu mano lo mucho que caminaste, danzaste, sentiste y estudiaste para llevar, de esta manera en la que lo llevas, un saber ancestral vivido desde las entrañas para que a otras les sea más fácil recorrer el camino y volver a sentirlo. Lo que más me gusta es la honestidad con la que lo haces. En cada pasito que das muestras solamente lo que eres. Esto, para mí, es lo esencial de tu trabajo.

Yo diría a todas las mujeres que, al menos una vez, vayan a danzar contigo y descubran por ellas mismas esta maravilla.

Aline F. Reis

Vanessa tiene algo de reparadora, de sanadora, que mi cuerpo recibe generosamente.

María Guerrero Rico

… su profundo conocimiento de lo femenino, su fuerte conexión consigo misma y el fácil reconocimiento y respeto que sabe dar a las demás, su transparencia y sinceridad para “involucrarse”, su deliciosa habilidad para reír e incluso llorar, la verdad empática con la que acompaña el camino del grupo… todo esto hace de su propuesta un terreno seguro donde la libertad de explorar y descubrir el mundo interior de una encuentra el espacio adecuado para expresarse.

Cristina Beraldo

Un agradecimiento eterno a Vanessa por ser el hilo de Ariadna que me conectó con el Amor ciego a nuestro origen, no por no verlo, sino porque a pesar de la oscuridad tenemos esa capacidad de amar traspasándola, de confiar en ese origen y andar por la vida para retornar a lo simple, a lo elemental.

Mari Carmen Arco

No tengo nada más que palabras de agradecimiento, de mucho agradecimiento. Remarco la sensibilidad con la que Vanessa hace esos talleres, la ternura y la cercanía. Lo recomiendo a todas las mujeres.

Belén Camacho Arenas

La alegría y entusiasmo por la vida que Vanessa transmite aún me sigue acompañando después de  5 años desde que trabajé con ella.

Marga Muriel Alba

Todavía, años después de haber participado en sus talleres, cuando oigo hablar de Vanessa se me ensancha el corazón. En un momento de mi vida fue una persona importante para mí porque me ayudó a abrirme. No me era fácil compartirme, llorar, mostrar mi sentir, y con ella me harté.

Marian Martínez Santos

Vanessa no es solo una escritora maravillosa, sino una excelente facilidadora de biodanza. 

¡Gracias por tu sabiduría, gran corazón, coraje y tu magia!

Melanie Lemen

Algo que valoro siempre a la hora de decidir acudir a una actividad es la tranquilidad que me da saber que la otra habla por experiencia propia, que no es un mero conocimiento intelectual, sino que ha sido sentido, reflexionado y vivenciado en primera persona. Eso me lo transmitió Vanessa desde el primer momento.

También destaco la entrega, la entrega que siento por su parte a lo femenino, a lo que significa ser mujer y las mujeres.

Almudena Álvarez

Cuando Vanessa muestra un poquito de su danza, antes de cada dinámica que propone, a menudo siento cómo se abren y habitan espacios en mí antes inexistentes, con más riqueza de matices que cuando danzo yo misma: se me ilumina una oscuridad interior con la luz corpórea de su danza llena de sentido, expresada desde la autenticidad. Y luego danzando yo, ocurre que se me disuelve alguna barrera y puedo ir más allá… Auténtico, que responde a sí mismo y actuando por sí mismo, sin estereotipos y lleno de sentido femenino libre; así me llega el trabajo de Vanessa. Y por eso soy alumna suya.

Maribel Ramos

La Gracia del trabajo de Vanessa está en que abre espacios, posibilita encuentros, internos y externos. Con su palabra, con su danza, con su música, con su Amor a la Mujer y a su Trabajo, que lo pongo con mayúsculas porque lo merece.

Ana Celia López

Siento admiración y gratitud infinita hacia Vanessa, hacia su profesionalidad, su compromiso y su entrega. Mi visión del mundo, de las relaciones, de mi ser en el mundo siendo mujer ha cambiado completamente a raíz de trabajar con ella.

María Ángeles Cortés

Vanessa es una mujer honesta, sensible y amorosa que sabe cuidar, acompañar y dar sentido a su trabajo desde un lugar libre y verdadero. En sus sesiones nombra cosas importantes y verdaderas que no es fácil encontrar en otros lugares. Además es capaz de crear un clima que facilita encontrarte contigo misma.

Ana Carolina López Asensio

Hace años el universo me trajo a Vanessa como guía para trascenderme a mí misma, pero fue este pasado mes de febrero cuando mi energía estuvo receptiva a su magia. Fue en el primer taller de su ciclo Las 4 caras de la luna cuando se produjo la alquimia. La experiencia de danzarme a través de su sabiduría ha sido un punto de inflexión en mi vida. Para entenderlo solo hay que acercarse a ella y esperar al momento perfecto para que ocurra.

Sandra Cámara

Admirando todo lo que sabe, a mí, lo que más me gusta de Vanessa, es que a la hora de la verdad, mientras la clase está ocurriendo, mientras el grupo entero está respirando junto… ella es capaz de dejar ir todo su conocimiento, todo su estudio, toda su “verdad”… sintonizarse con lo que está ocurriendo y dejar que pase eso tan valioso que está por pasar, o lo que a veces llamamos magia.

Eva Cara

¡Gracias Vanessa por ser el faro de Luz que en numerosas ocasiones alumbra mi camino, un placer acompañar-te y acompañar-os a todas!!!!

Maite Vidal

Si después de todo esto te quedan ganas de más…

Vente con nosotras a la MOONLETTER. Es un espacio muy cuidado donde cada semana te llevo a mirar a tu interior y a tomar conciencia de aspectos distintos de ti misma. Esto es ir entrando en contacto contigo y con lo que sientes. 

A través de ella podrás hacer un trabajo continuado y verdadero semana a semana que no se quede en una experiencia de fin de semana, en un retiro o en un programa online. La continuidad y ofrecer un espacio donde siempre puedas regresar es fundamental para mí. 

Además, al unirte te enterarás siempre la primera de las próximas actividades y de las nuevas entradas del cuaderno-blog. No me prodigo mucho por redes sociales, así que si quieres estar al tanto, esta es la vía.   

Será un verdadero placer darte la bienvenida.

Si después de todo esto te quedan ganas de más…

Vente con nosotras a la MOONLETTER. Es un espacio muy cuidado donde cada semana te llevo a mirar a tu interior y a tomar conciencia de aspectos distintos de ti misma. Esto es ir entrando en contacto contigo y con lo que sientes. 

A través de ella podrás hacer un trabajo continuado y verdadero semana a semana que no se quede en una experiencia de fin de semana, en un retiro o en un programa online. La continuidad y ofrecer un espacio donde siempre puedas regresar es fundamental para mí. 

Además, al unirte te enterarás siempre la primera de las próximas actividades y de las nuevas entradas del cuaderno-blog. No me prodigo mucho por redes sociales, así que si quieres estar al tanto, esta es la vía.   

Será un verdadero placer darte la bienvenida.